Preparación del terreno

El césped sintético deberá instalarse sobre una superficie nivelada, sólida y acondicionada, De existir hierba natural deberá ser removida, siendo recomendable colocar sobre el terreno una manta geotextil para evitar futuros brotes. Para favorecer el drenaje de la superficie y su estabilidad, se esparcirán gravas y arenas sobre el terreno hasta alcanzar aproximadamente unos 15 cm de espesor. Después de ello, se nivelará y alisará la superficie con la ayuda de una compactadora para evitar posibles salientes en el terreno.

Extendido de los rollos

Se dispondrán y extenderán paralelamente los rollos de césped artificial, asegurándose que todas las piezas presenten las fibras o hilos apuntando hacia una misma dirección. De no ser así, el reflejo del sol o cualquier tipo de luz mostrará una clara diferencia de color entre las piezas.

Unión de los paños

Para hacer coincidir las diversas piezas de césped sintético a la perfección, el espacio entre las mismas deberá ser de 2 mm, y nunca deberá montarse una sobre otra. Posteriormente, cuando se tenga el césped extendido sobre el terreno, se procederá a abrir las juntas unos 30 cm y se colocará, entre pieza y pieza, una cinta de unión. Con la ayuda de una espátula dentada, se extenderá la cola de poliuretano sobre cada una de las bandas, cerrando las piezas nuevamente sobre ellas. El pegado deberá asegurarse caminando lentamente a lo largo de toda la junta, con un pie a cada lado, o colocando un objeto de peso sobre las mismas durante el tiempo de secado especificado.

¡Importante!

El Espartano recomienda la visita de un especialista para la evaluación del terreno y la instalación del césped sintético. Cabe destacar que los pasos citados anteriormente pueden variar dependiendo del tipo de terreno y las necesidades del cliente.

Terminación

Para conseguir un acabado natural, el césped sintético se peinará a contrapelo con un cepillo de obra no metálico y se rellenará con arena de sílice redondeada, tamizada y seca, de granulometría 0,3 mm y 0,5 mm. El cepillado ayudará a levantar las fibras del césped, colocándolas en posición vertical. La arena de sílice contribuirá a que las fibras mantengan su postura e impedirá que se aplasten tras ser pisadas. De esta manera, se reducirá el desgaste de los hilos y se incrementará la vida útil del producto. A su vez, contribuirá a retener la humedad y se prolongará la sensación de frescura necesaria durante los meses de verano.

© EL ESPARTANO S.A - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - 2016-2021